Pinturas San Luis

Empresa homologada para

a aplicación de sistemas

de fachadas REVETON.

Pide presupuesto

699 913 113

 

Sistemas de impermeabilización con caucho

Escrito por Pinturas San Luis.

Fecha: 20/08/2012

 

Uno de los trabajos que más nos demandan nuestros clientes, son los problemas derivados de la falta de impermeabilización de cubiertas, terrazas y azoteas, sean o no transitables.

 

Los materiales más habituales que nos solemos encontrar en estas zonas suelen ser varios y los vamos a tratar por puntos:

 

• Rasillas y baldosas. Estas por su antigüedad o composición tiene un alto grado de absorción de agua, y las juntas entre las piezas, rotas, con grietas o por los movimientos de la obra abiertas suelen ser una vía de agua, la cual configura una degradación de la zona, provocando, como decimos una entrada de agua que deriva en una degradación del edificio, casa, etc. En los rodapiés, o en la falta de los mismos suele estar una zona casi segura de los problemas que estamos comentando. También esta entrada de agua puede producir la aparición de hongos y demás agentes

• Tela asfáltica. Son los sistemas más comunes de impermeabilización, con el tiempo se hacen rígidos y se rompen, produciendo vías de entrada de agua. Su mantenimiento, si se hace bien, es muy costoso.

• Impermeabilizantes elásticos (caucho). Estos productos suelen ser los más habituales a la hora de reparar estas zonas, por su “facilidad” de aplicación sobre casi cualquier soporte. Si no se aplica de una manera correcta, suele ser una solución temporal, en la cual encontraremos, seguramente una solución rápida, pero, no una solución a largo plazo. Este tratamiento hay que realizarlo de manera que, no tengan puntos débiles armándolo con malla. Una vez aplicado, el mantenimiento suele ser una garantía de impermeabilidad de la zona. Si aplicamos una mano del producto, ya sin armar, sobre la zona cada 3-4 años de la primera aplicación, garantizaremos una mayor durabilidad del tratamiento.

 

LIMPIEZA.

Otra parte muy importante a tener en cuenta es la limpieza del soporte, y no solo la limpieza de polvo o grasas si no también las zonas donde se aprecien muchos hongos, o juntas verdes deberán de eliminarse. Para la total eliminación de estos hongos existen en el mercado una cantidad de productos para los tratamientos de estas zonas.

Una vez eliminados todos los residuos se deben de aplicar agua a presión con una hidrolimpiadora de al menos 150 bares, si no se dispone de una, podremos limpiar un cepillo de púas y una manguera de agua. Después dejar secar la superficie.

 

REPARACION DE LAS ZONAS EN MAL ESTADO

Los puntos más conflictivos en las reparaciones, pues es una de las zonas donde más filtraciones se producen suelen ser los ángulos con las paredes para la separación de terrazas y los muros de cerramiento.

Arreglar las uniones de los paramentos verticales con los horizontales saneando las fisuras superiores a 2 mm. Abrir las fisuras y aplicar en el interior un fijador. Dejar secar y a continuación, rellenar las grietas con masilla de poliuretano para juntas de dilatación.

Comprobar la consistencia del suelo, sondeando con un martillo. Proceder a la reparación de todas aquellas zonas degradadas pegando las piezas mal adheridas o reemplazándolas si fuera necesario. Si se trata de una obra nueva con las juntas de dilatación ya existentes, se procederá al relleno de las mismas con masilla de poliuretano.

 

Si se trata de una obra vieja con las juntas de dilatación rellenas con otros productos elásticos, procederemos a la eliminación y vaciado de dichas juntas para seguidamente rellenarlas con masilla de poliuretano

Conviene reforzar las juntas de dilatación restauradas, mediante una tira de velo de fibra de vidrio de unos 15 centímetros de anchura a lo largo de toda la junta, para recubrirla posteriormente con el mismo impermeabilizante que utilizaremos para hacer la impermeabilización de la terraza.

 

PREVIO A LA APLICACIÓN

Para obtener una impermeabilización óptima es imprescindible, como ya hemos dicho, una buena base. Deben de ser consistentes, exentos de humedad, polvo, grasa, etc.

También es imprescindible realizar el tratamiento siempre que se esté seguro de que no habrá lluvia ni heladas en todo el proceso, ni un excesivo calor.

 

APLICACIÓN DEL IMPERMEABILIZANTE

Preparar con antelación de los materiales que vamos a utilizar. Es muy importante cortar el velo de fibra de vidrio según la medida de la terraza que vayamos a impermeabilizar, teniendo en cuenta que hay que “montar” uno sobre otro.

Antes de comenzar con la superficie horizontal de la terraza, comenzaremos con el tratamiento por los zócalos para que de esta manera se logre un buen hermetismo. Seguidamente procederemos a colocar el velo de fibra previamente recortado a medida de manera que quede bien adherido a la pared y al suelo.

Terminaremos el trabajo de preparación de los zócalos con al menos otra pasada de producto procurando recubrir totalmente el velo de fibra.

Es importante, como ya hemos dicho, la colocación de las piezas de malla de fibra se realiza superponiendo una sobre otra, montando unos 3-5 centímetros, y cubriendo muy bien la junta con impermeabilizante.

Cuando se dé el caso, rodear las tuberías con el velo de malla de vidrío procurando seguir el mismo procedimiento aplicado.

Comprobar el buen estado de los desagües y aplicar el producto impermeabilizante en el interior de los mismos, empapando abundantemente el velo de fibra de vidrio.

 

Concluida la aplicación de los zócalos y otros puntos singulares, aplicaremos el producto sobre una superficie cuya anchura sea algo superior al ancho de la pieza de velo de fibra de vidrio que hemos previamente recortado a medida de la anchura de la terraza a impermeabilizar, para que esta no se quede sin pegar.

A continuación, y sobre esta superficie ya impregnada, se instalará el velo de fibra de vidrio ejerciendo presión con el rodillo para que el velo de fibra de vidrio se empape hasta que quede totalmente saturado.

Después y mientras este aun húmedo el producto, se aplicará una segunda mano del producto impermeabilizante, de modo que la malla de fibra quede tapado o cubierto en su totalidad.

 

Hay que tener siempre en cuenta, seguir las indicaciones del fabricante, las cuales se indicaran en su ficha técnica.

Lo más habitual es, aplicar al menos 2 kg/ m2 de impermeabilizante de caucho.

 

Pidenos PRESUPUESTO

Gratis y sin compromiso

Vea NUESTROS TRABAJOS

Ver resto de trabajos